Hepatitis E

Transmisión: la hepatitis E se transmite principalmente a través de beber agua o comer alimentos que han sido contaminados por las heces de una persona infectada. También se puede contagiar por comer marisco crudo procedente de agua contaminada por aguas residuales.

Prevención: en la actualidad existe una vacuna para prevenir la hepatitis E, pero no está ampliamente disponible. Puede reducir el riesgo de exposición practicando una buena higiene y saneamiento, y evitando beber agua que proceda de una fuente potencialmente insegura.

Tratamiento: no existe un tratamiento para la hepatitis E. Sin embargo, se trata de una infección autolimitada.

 

Para más información, consulte la hoja de datos de la Organización Mundial de la Salud sobre la hepatitis E