Hepatitis A

Transmisión: La hepatitis A se transmite principalmente a través de beber agua o comer alimentos que han sido contaminados por las heces de una persona infectada. También se puede contagiar por comer marisco crudo procedente de agua contaminada por aguas residuales.

Prevención: Existe una vacuna para la hepatitis A. El tratamiento a las pocas semanas de la exposición al virus también puede provocar inmunidad a corto plazo. Puede reducir el riesgo de exposición practicando una buena higiene y saneamiento, y evitando beber agua que proceda de una fuente potencialmente insegura.

Tratamiento: Como la hepatitis A solo causa una hepatitis aguda, el cuerpo a menudo es capaz de eliminar la propia infección en unas cuantas semanas. Sin embargo, las infecciones por hepatitis A pueden a veces causar otras complicaciones.

 

Para más información, consulte la hoja de datos de la Organización Mundial de la Salud sobre la hepatitis A  o vea el siguiente vídeo creado por la European Liver Patients Association.