La OMS

La OMS celebró una reunión de expertos en Ginebra para deliberar sobre las primeras directrices de su historia en cuanto a las pruebas, el cuidado y el tratamiento de la hepatitis B, principalmente orientadas a los países con recursos limitados. La Alianza participó para representar a la comunidad de personas que viven con la hepatitis B en todo el mundo. Uno de los retos en el desarrollo de las directrices es la ausencia de evidencias sólidas, en parte porque muchos de los resultados, tales como la reducción del cáncer hepático, solo pueden observarse a largo plazo. Se espera que las directrices se publiquen antes de finales de este año y serán una guía importante para que los países sepan a quién tratar, cuándo tratar y con qué medicamentos.